FUERA DE FOCO - SILVIA NÚÑEZ HERNÁNDEZ

** “Una burla los protocolos de seguridad estatal y federal para familiares y/o periodistas en riesgo”: Jorge Sánchez Ordóñez


Las medidas de seguridad otorgadas tanto por el estado de Veracruz y el gobierno federal, son realmente una burla para los periodistas con amenazas como para los familiares de los colegas asesinados. La mediocridad y la falta de certeza de acción por parte de quienes supuestamente les pagan para mantener una vigilancia plena y absoluta en la integridad a quienes se las aplican, los hace realmente vulnerables y propensos a ser atacados sin que las autoridades estatales accionen en favor de la integridad física de los beneficiados con dicho “protocolos”.

Las unidades y los escoltas otorgados son insuficientes e inservibles. Los policías los envían con un arma corta, sin equipos de comunicación y con nula preparación sobre protección a terceros. Las unidades que les proporcionan, están en pésimas condiciones o de plano no sirven.

Aunado al riesgo que mantienen por la mediocre vigilancia, a los “beneficiarios” de mecanismo de protección estatal, al no contar verdaderamente con el apoyo de parte del gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares y del gobierno federal, les ha generado “gastos extras” que no son devueltos por parte de la autoridad pues siempre “alega” no contar con los recursos para este tipo de “causas”.



Un testimonio

Para Jorge Sánchez Ordoñez, el 02 de enero del 2015 le cambió la vida tanto para él como para su madre e hijos. Su padre, el periodista y editor de La Unión “La Voz de Medellín”, Moisés Sánchez Cerezo había sido sacado de su casa por un grupo armado. Su cuerpo fue localizado en un paraje rumbo a Manlio Fabio Altamirano el 25 de ese mismo mes. Entrevistas a medios locales, nacionales e internacionales. El total y absoluto apoyo de Artículo 19, instancias internacionales y sedes diplomáticas de varias partes del mundo han alzado la voz en pro de la familia Sánchez-Cerezo. Nada ha sido suficiente para que el gobierno federal detenga a todos los que participaron en su secuestro y asesinato del comunicado. Que tanto autores materiales como intelectuales, estén en la cárcel.

Jorge tiene dos pequeños hijos y vive con su madre. Su modesta vivienda mantiene medidas de seguridad de “vanguardia” tanto federal como estatal. Pero para Jorge y su familia, no es suficiente porque muchos de éstos “mecanismos de seguridad” son decadentes y hasta les causa problemas financieros ya que muchos de sus “protocolos” utilizan energía eléctrica permanente. El recibo del servicio de electricidad se elevó y además, el automóvil que la Secretaría de Seguridad Pública les proporcionó para su vigilancia, se encuentra en pésimas condiciones al grado de que continuamente los deja “tirados” por la falta de mantenimiento mecánico. Obvio su carrocería también es alarmante, pues da la sensación de que fue recogido en cualquier basurero público en el estado.

“A veces hemos tenido que pagar la gasolina y el mantenimiento del carro lo tiene que hacer supuestamente el IPAX (…) Si lo hace en la mayoría de las ocasiones que se ha requerido (…) Pero en el período de Geiser Manuel Caso Molinari como secretario ejecutivo interino tuvimos que pagar la gasolina en ocasiones porque la IPAX enviaba la unidad con el tanque casi vacío (…) El mantenimiento del carro lo hace la corporación IPAX, pero existen ocasiones que queda inservible por días el automóvil porque no autorizan en Xalapa su reparación (…) Ahí la CEAPP nos ha estado apoyando con los desplazamientos, incluso ha pagado para que reparen el coche porque la SSP y la IPAX dicen que no tienen recursos ni unidades para reemplazarla (…) La luz de las cámaras, lámparas reflectores y alarma que nos dio Mecanismo de Protección a través de la FEADLE, la pagamos nosotros (…) Ellos tampoco se hacen cargo del consumo de energía que realizan los aparatos que nos instalan (…) Antes pagábamos 200 pesos de electricidad y en el primer recibo que tuvimos cuando nos instalaron todo, pagamos dos mil pesos de energía”

Sánchez Ordóñez habló además de la capacidad profesional de su “equipo de escoltas” que comprenden de dos policías del IPAX que protege a toda la familia trasladándola por medio de un automóvil totalmente en malas condiciones y otras dos por turno en el “punto de vigilancia”. Advirtió que estos no cuentan con la preparación adecuada para este tipo de protección y además, tampoco tienen la convicción y ética para llevar a cabo su tarea.


De ‘punto de vigilancia’ a cantina y motel



También mantiene un “punto de vigilancia” instalada enfrente de su casa en donde se puede apreciar en cada turno a dos policías. La unidad que utilizan para ese propósito, es una camioneta de la SSP descompuesta y hasta con una de los neumáticos ponchados. Es decir, en el caso de que exista un percance en contra de la familia, los “vigilantes” policías no podrán perseguir a los atacantes, pues no cuentan con qué moverse.

Además, advirtió que el vehículo está siendo utilizado como “cantina” y “motel” por parte de algunos policías que ahí hacen guardia. Los mismos vecinos del lugar, advierten que los elementos que “vigilan” la casa del hijo del periodista, llevan mujeres constantemente y desatienden total y absolutamente la tarea de estar alerta cuidando a la familia de Moisés Sánchez Cerezo, además de que olvidan que en las inmediaciones viven familias con niños y tienen que soportar la prostitución que ahí se practica. Esta acción se podría acabar si realmente la SSP fuera a vigilar de manera diaria a sus “muchachos” –Policía Estatal o Fuerza Civil- que no cumplen con la tarea que la corporación les impone.

Jorge Sánchez Ordoñez también afirmó sobre que los policías llevan a “novias”. Las cámaras de video vigilancia instaladas en la vivienda, se puede apreciar la llegada de mujeres en diferentes momentos con los policías, quienes se dedican y se abandonan al “cortejo” y no a vigilar a la familia dejándolas en un elevado grado de vulnerabilidad. Esto ha provocado que Jorge tenga que apagar las cámaras para que sus pequeños hijos no tengan que mirar ese tipo de “visiones”. Acto que pone en riesgo a la familia.



Transporte chatarra


El vehículo en donde se trasladan la madre, los hijos y el propio Jorge Sánchez Ordoñez, se encuentra con serios problemas mecánicos y que pone en riesgo y hace constantemente vulnerables a la familia de Moisés Sánchez Cerezo. Al decir del hijo del periodista, Jorge Morales Vázquez, secretario ejecutivo de la Comisión Estatal para la Atención y Protección de los Periodistas, ha enviado innumerables oficios a la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) para que reparen el automóvil y la respuesta es que no tienen dinero para invertirle a la unidades y tampoco tienen presupuesto para cambiarle el coche.

El motor del automóvil –advierte Jorge Sánchez Ordoñez- tiembla totalmente al encenderlo, porque le hacen falta unos soportes. No ha recibido afinación, el aceite está totalmente negro. “Hemos andado con la flecha rota, hemos chocado porque el automóvil se ha quedado sin frenos”. Es decir, la unidad es un latente peligro para él y su familia.

“El 12 de agosto del 2017 chocamos por alcance porque el carro se quedó sin frenos” Pero también han protagonizado preocupantes hechos y pese a que los escoltas que los trasladan hacen su mejor esfuerzo, la falta de equipo, preparación y armamento, hacen imposible que la protección se dé a cabalidad:

Hace unas semanas, exactamente el 22 de diciembre del 2017, venía del trabajo (…) Iba a buscar a mis hijos de sus actividades deportivas (…) Cuando íbamos por la avenida Habaneras en Boca del Río, justamente atrás de la Parroquia se detuvo un vehículo blanco que delante de nosotros (…) Se bajó un sujeto que insultándonos nos decía que por qué lo estábamos siguiendo (…) Intentaba provocar al escolta y éste le dijo que se subiera a su unidad (…) Entonces el sujeto se levantó la camisa y mostró el arma que traía consigo y continúo insultando al escolta (…) Cuando el individuo se subió a su carro, yo le tomé una foto y el vehículo no traía placas (…) Seguimos avanzando por atrás de Mocambo y vimos un retén y le advertimos a los policías sobre ese carro con señas (…) El tipo dio vuelta en la calle Palmeras rumbo a la avenida Juan Pablo Segundo, el tráfico hizo que el vehículo del tipo armado se detuviera y yo me bajé a tomarle fotos y atrás venía ya una patrulla de la SSP, pero el sujeto avanzó y tomó rumbo a Juan Pablo Segundo rumbo al bulevar Ruiz Cortínez y le advertimos a la patrulla el rumbo que había tomado pero los patrulleros prefirieron irse derecho y no seguirlo” advirtió Jorge Sánchez Ordoñez.

Lo interesante de este problema vial es que el hijo de Moisés Sánchez Cerezo, desde que el tipo se bajó de la unidad, en repetidas ocasiones activó su botón de pánico otorgado por el Mecanismo de Protección de la Secretaría de Gobierno y jamás obtuvo respuesta de parte de los responsables de brindar apoyo inmediato. Al no tener manera de obtener respuesta por el gobierno federal, le mandó mensaje al secretario ejecutivo de la CEAPP, Jorge Morales Vázquez, quien indica se comunicó con él casi de forma inmediata.

“Por seguridad y por sentirme vulnerable, le mandé mensaje a un par de compañeros periodistas por si algo nos pasaba (…) Intranquilo fui a buscar a mis hijos (…) Artículo 19 se comunicó conmigo porque también a ellos les envié fotos y mensajes de lo sucedido”.



Una burla los protocolos de seguridad

Para Jorge Sánchez Ordóñez las medidas de seguridad impuestas por parte de las autoridades estatales como federales no funcionan y lo hacen sentirse vulnerable:

“No me siento protegido con las medidas de seguridad (…) Las aceptamos, como lo dije en un principio, solo porque para ellos es más fácil deshacerse de uno si las rechazamos (…) Porque así le es más fácil decir: “Nosotros quisimos protegerlo, él fue quien no quiso la protección, por eso lo mataron” (…) Eso lo platiqué mucho con Rubén Espinosa (…) Porque ellos en Xalapa no comprendían porque aceptaba la protección de la CEAPP y el Mecanismo de Protección, sino sirven y con ellas nos espían (…) Como ves no sirven y por las deficiencias incluso nos pueden provocar un accidente al traer un transporte en pésimas condiciones (…) Es un derecho de piso que te pone el gobierno”.

Sánchez Ordoñez expuso que las agresiones provienen del estado o narco-estado. “En el caso nuestro los criminales son tanto la red de funcionarios y delincuencia organizada que van desde los policías, el alcalde, los Policías Ministeriales que trabajan con los criminales, los fiscales que son parte de eso, el secretario de Seguridad Pública y hasta el propio gobernador (…) Todos protegidos por la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión (FEADLE), instancia que no tan sólo no investiga, sino que encubre a los delincuentes (...) Por ello, ¿A quién pedimos protección? Pues a los mismo que nos mandan a desaparecer y asesinar (…) Rubén no aceptó las medidas de protección porque no creía en ellos –yo tampoco- pero por ello, para ellos les fue más fácil mandarlo asesinar” concluyó.

Quejas y comentarios:



fueradefoco@agnveracruz.com.mx

fueradefoco67@gmail.com